¿Todos los caminantes son peatones?

Anexo1: ¿Todos los caminantes son peatones?

El primer estudio de Caracterización del Comportamiento de Peatones en Colombia, fue realizado por la firma Connecta en las ciudades de Bogotá, Medellín, Barranquilla, Bucaramanga, Cali, Cúcuta y Soacha a un total de 1.050 personas entre los 12 y los 65 años.

  • La encuesta arrojó que el 61% de los colombianos son caminantes habituales, aunque apenas un 39% se reconoce como peatón. El 4% sólo usa caminar como medio de transporte. El medio de transporte preferido es el carro particular, aunque el medio de transporte más frecuente es el transporte público. En promedio, los colombianos usa entre 2 y 3 medios de transporte por día.
  • Las personas aseguran que prefieren caminar porque es un medio de transporte económico, de fácil acceso y porque facilita el contacto con el mundo. Los colombianos reconocen que caminar facilita la interacción con otras personas y con el entorno. Algunas personas se ven obligadas a caminar porque hay limitación en la oferta de transporte público o en su cobertura geográfica. La gente valora que, caminar en trayectos cortos, implica menores tiempos de desplazamiento. Sin embargo, las personas sienten que el clima (lluvia o sol) y los riesgos de robos, son factores que inhiben la decisión de caminar. En promedio, los colombianos caminan 69 minutos al día, divididos en 3 o 4 trayectos.
  • El 60% de quienes caminan reportan que sienten una agradable sensación de libertad cuando lo hacen y un 13% (especialmente los mayores de 55 años) más reconocen importantes ventajas para la salud. En general, 8 de cada 10 colombianos consideran que caminar es una actividad agradable, que facilita la liberación de tensiones y fomenta el contacto con el entorno.
  • El estudio muestra que los colombianos califican muy bien su comportamiento como peatones. Siete de cada diez personas se califica con 8 o más (en una escala de uno a diez). Sin embargo, esta “autocalificación” evidencia una contradicción frente a la realidad. En todas las observaciones hechas, los peatones infringieron las normas de tránsito. Los comportamientos incorrectos se clasificaron en: errores, facilitados por el entorno; lapsus, determinados por la falta de atención o la costumbre y transgresiones, conscientemente decididos por razones personales.
  • En cuanto a la infraestructura, de acuerdo al estudio, esta genera errores, ya que ofrece mensajes contradictorios para los peatones. El 28% de los colombianos considera que no existen andenes en buen estado, mientras el 24% indicó que es necesario obras para mejorar calles y accesos para los discapacitados. En otros casos, las personas toman decisiones de manera mecánica, sin pensar, y comenten errores como cruzar por la mitad de la vía o bajarse del andén.
  • La mayoría de peatones considera que es inofensivo violar las normas de tránsito, aunque el 71% dice que las normas hay que cumplirlas, el 25% aduce que hay momentos en que se pueden incumplir. Los peatones se comportan de manera impulsiva, tomando decisiones sin planear los recorridos y generando una realidad donde los comportamientos incorrectos son la costumbre.
  • La infraestructura para caminar se percibe inadecuada. El hecho de que las personas no sean conscientes de su rol de peatones hace que tampoco sean conscientes de sus derechos y deberes en las vías. Las personas declaran que no hay espacio suficiente para caminar y que los mensajes (como las señales de tránsito) sólo están dirigidos a los conductores. El resultado es que los peatones asignan la responsabilidad de la convivencia en las vías a los conductores.
  • La gente define a un buen peatón como “aquel que cumple las normas peatonales y no pone en riesgo ni su vida ni la de las demás personas que transitan por la vía pública”. En el desarrollo del estudio, el 67% de los entrevistados se calificaron por encima del promedio y entre un 38% a un 40% aceptó tener comportamientos descuidados o infractores en las vías.
  • Los peatones sienten que sólo los conductores son sujetos de control en las vías. Ni siquiera sienten que son sujetos de control social. Aprendieron las normas de sus padres pero, desafortunadamente de ellos también aprendieron cómo incumplirlas y cómo autojustificar los incumplimientos.
  • Algunos peatones aseguran que las normas son solo para los conductores de vehículos o motocicletas, sin embargo, no hay conciencia en los caminantes que comportamientos como cruzar las calles sin mirar a los lados, bajarse del andén involuntariamente cuando se va caminando en un grupo grande, evitar el uso de los puentes peatonales y caminar entre los carros, genera un alto riesgo de accidentes de tránsito.
  • Es muy bajo el porcentaje de entrevistados que se siente bien informados frente al comportamiento peatonal correcto, lo que hace cada vez más evidente la necesidad de tener normas claras y establecidas, aun teniendo en cuenta que un 60% de los encuestados afirmó cumplir siempre las normas, lo que resulta contradictorio dado que ellos mismos aseguran desconocerlas.

Número de visitas a esta página 2573
Fecha de publicación 08/05/2013
Última modificación 08/05/2013

Suscríbete a TransMi al Día

¡Recibe las novedades de TransMilenio en tu email con TransMi al Día!

Suscribirme